El pasado 9 de diciembre coloqué en esta artesa, en cuya portada aún puede leerse, la nota “Salvar Marx Madera es mucho más”. Entonces ese local internacionalista y quijotesco —por el mejor Quijote, el que acabó entrañablemente unido al Sancho pueblo— estaba amenazado de desalojo una vez más. Aquella nota fue apenas una brizna en las fuerzas que se movilizaron para impedir que los continuadores del fascismo que derrocó una República constitucional, y ahogó al en sangre al pueblo español, consiguieran acabar con el oasis de pensamiento y alegría emancipadores que en un modesto local de la Calle de la Madera Baja número 9 han mantenido en actividad permanente dignos y dignas representantes de la mejor España.

Hoy he recibido, de las mismas buenas manos que me hizo llegar el aviso por el cual escribí y publiqué aquella nota, la estupenda noticia de que la nueva maniobra para clausurarlo fracasó. Un comunicado del propio Marx Madera informa que ha prosperado el recurso de nulidad que presentó el Partido Comunista de España, por el cual la autoridad competente resolvió “anular el juicio por extinción de contrato de arrendamiento y paralizar la sentencia de lanzamiento del local fechada para el 14 de enero de 2011”.

Estamos ante un logro que suscita y suscitará júbilo entre las personas de buena voluntad que sepan de él en cualquier parte del mundo, y especialmente entre quienes se han mantenido firmes e indetenibles defendiendo la permanencia de aquel local en el servicio que ha venido brindando durante años. Por tal motivo se desconvocó la concentración que se había planeado para el próximo 13 de enero como parte de la Campaña Salvemos Marx Madera.

Está bien celebrar el logro, que habrá producido rabia particularmente a la camarilla del mal llamado Partido Popular, que gobierna Madrid, y a otras fuerzas retrógradas como esa. Pero si “Salvar Marx Madera es mucho más”, no hay que olvidar que sus enemigos no descansan. Será necesario estar atentos contra sus planes, y seguir en la lucha, que desborda con creces ese local. Eso lo saben los compañeros y las compañeras que cuidan de él, en cuyo honor ilustro estas líneas, agradecido y feliz, con la foto que he tomado de una página de información  publicada en http://kedin.es/pl/noche-pubs-marx-madera-en-malasana. Más allá de la salvación de Marx Madera, el Che de esa foto, custodiado por la bandera cubana, reclama: ¡Hasta la victoria siempre!

Luis Toledo Sande

About these ads