Sería bueno amanecer cada día con ánimo y en condiciones planetarias de felicitar a cada integrante de la humanidad, sin distinción alguna, porque todos fuésemos exponentes de la justicia y la dignidad que la especie necesita para ser plenamente humana y merecer de veras considerarse cima en la evolución de la naturaleza y de la sociedad. Pero ese momento parece lejano, y para llegar a él será necesario erradicar la división de la sociedad en clases, y la desigualdad que implica pertenecer a una u otra de ellas. En ese camino será necesario asimismo enfrentar y eliminar discriminaciones que se mantienen so pretexto de diferencias de “razas” —cuando los seres humanos formamos una sola— y entre sectores.Uno de estos últimos lo integra más de la mitad de la humanidad, y sufre discriminaciones e injusticias diversas, a menudo brutales. Por eso, para revertir semejante hecho, mácula de la humanidad en su conjunto, se creó el Día Internacional de la Mujer, y es natural que en su celebración felicitemos a nuestras compañeras y aun a mujeres que no conocemos. La felicitación, dada una vez al año, no es trámite que nos autorice a quedarnos en ese gesto, y no debemos caer en la trampa de olvidar que, si mujeres fueron Clara Zetkin —inspiradora de la celebración y cuya imagen ilustra esta nota—, Dolores Ibárruri y Vilma Espín, también lo fue la reina Victoria, quien se quejaba de las desventajas en que su sociedad las sumía a ella y a sus hijas, y lo son dos herederas suyas, Condoleezza Rice e Hilary Clinton. Huelgan los comentarios.

Felicitaciones a todas las mujeres que, como parte de la humanidad, rechazan las injusticias y luchan contra ellas. Y estímulo también para aquellas a quienes la realidad que se les ha impuesto les impide a veces hasta percatarse de lo oprimidas y humilladas que son. La erradicación de esa ignominia es parte del mundo mejor por el cual debemos seguir luchando sin descanso mujeres y hombres de buena voluntad, para que, además de ser posible, se convierta en la realidad emancipadora que se necesita.

Luis Toledo Sande

Anuncios