Este 16 de abril (2011) el pueblo cubano dio otra prueba de apoyo a su Revolución, que hacía exactamente cincuenta años había proclamado su carácter socialista, en la despedida de duelo de las víctimas de los bombardeos con que el día antes aviones de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos intentaron aniquilar la escasa aviación que tenía Cuba. Aquellos bombardeos fueron la antesala de la invasión de tropas mercenarias que desembarcaron por Playa Girón y sus inmediaciones con el propósito de ocupar un emplazamiento que sirviera para recabar la intervención directa del imperio y la formación  de un “gobierno” títere. Los invasores fueron derrotados en menos de setenta y dos horas por la aplastante respuesta que recibieron y que corroboró la precisión de las palabras de Camilo Cienfuegos al afirmar que nuestro ejército es el pueblo uniformado. El logro de Cuba mereció ser calificado como primera derrota militar del imperialismo en América, y se debió a que ya el 1 de enero de 1959 el monstruo había empezado a recibir un golpe abarcador: el triunfo de una Revolución de veras popular. De hecho, la de Girón no fue una victoria solamente de Cuba, sino de todos los pueblos de América, que a partir de entonces serían más libres, como afirmó el Comandante en Jefe Fidel Castro, quien guió personalmente las operaciones contra los mercenarios en el mismo terreno de la confrontación armada. Esos fueron los hechos a los cuales el pueblo cubano, de manera señalada su juventud, rindió homenaje con la marcha de este 16 de abril frente ala Plaza de la Revolución José Martí. Fue natural que, como parte del desfile de tropas, armas y pueblo en general, también se recordara de modo destacado la Campañade Alfabetización, que, iniciada poco antes de la invasión mercenaria que no pudo detenerla, tampoco se interrumpió por los asesinatos con que la contrarrevolución quiso amedrentar a los alfabetizadores y las alfabetizadoras. Unos y otras cumplieron su labor hasta en los sitios más apartados en los llanos y montañas del país. Frente a todos los peligros aquella Campaña se vio coronada el 22 de diciembre del propio 1961, cuando, en un acto celebrado en la misma Plaza y presidido también por Fidel, Cuba fue declarada territorio libre de analfabetismo, una plaga que se ha extinguido en el país. Al pie de la estatua de Martí ondeó otra vez este 16 de abril, junto con la bandera de la patria, la bandera de aquella Campaña cuyos frutos están, como los de la victoria de Girón, en la base de la perseverancia con que el pueblo cubano se ha entregado al afán de construir el socialismo, frente a todos los escollos que el imperio le ha puesto en la ruta. Como una modesta manera de participar en el júbilo con que el pueblo cubano se mostró una vez más ante sí y ante el mundo este 16 de abril, el autor de esta artesa invita a visitar, en su galería, las cinco imágenes que ahora la encabezan. No son la contribución del fotógrafo profesional que él no es, sino el testimonio de uno de los participantes en la marcha, durante la cual vibró el espíritu con que el pueblo cubano abrazó, frente a las agresiones imperialistas, la consigna de ¡Patria o Muerte, Venceremos!

Luis Toledo Sande

Anuncios