Abre al público de lunes a viernes entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde

Abre al público de lunes a viernes entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde

Apertura de una de sus exposiciones. Fotos: cortesía de Villa Manuela

Apertura de una de sus exposiciones.
Fotos: cortesía de Villa Manuela

La Galería Villa Manuela, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, se inauguró el 10 de julio de 2004 ante representantes del sector cultural, y masivamente seis días más tarde. Marcha, pues, hacia su décimo aniversario.

Quienes trabajan en ella recuerdan el fervor que pusieron para hacerla realidad, entre otros, el escultor José Villa Soberón, el profesor Ramón Rodríguez Hermida y sus directores sucesivos: los críticos Antonio Fernández Seoane y David Mateo, y la pintora Lesbia Vent Dumois, quien preside actualmente la Asociación de Artistas Plásticos de la UNEAC, hecho que la mantiene en estrechos vínculos con aquel recinto de exposiciones. Se siente “orgullosa de haberlo dirigido, por el sentido de pertenencia de sus trabajadores, y porque desde su fundación los artistas saben que es un espacio que les corresponde, expongan o no expongan en él, y que nunca son allí visita, sino parte de la familia”.

La Galería se estrenó con la exposición Recuento de un premio, obras de quienes ya habían recibido el Premio Nacional de Artes Plásticas. Su finalidad —mostrar obras de miembros de la Asociación mencionada— es a la vez limitación y garantía: no trabaja con una fuente infinita, pero tiene un filtro que le propicia altura. Sin carácter empresarial, desde 2011 explora un proyecto piloto de mercado para promover la producción artística cubana.

Para estos apuntes resultó básica la charla sostenida con Lesbia, quien dio el estímulo final para dedicarle a Villa Manuela un texto que ya pugnaba por nacer. Ella misma favoreció, además, el intercambio con dos de las especialistas que hoy se encargan de la Galería: Sandra Contreras y Vivian Companioni, quienes enriquecieron la información.

Propósitos

Villa Manuela, que busca “responder a conceptos y soluciones formales propios de la contemporaneidad”, no se agota en una visión endógena estática: entre sus fines persigue favorecer el crecimiento de la UNEAC con nuevos integrantes. Por eso “en algunos proyectos colectivos se han incluido artistas que no son miembros de la organización”.

Desde sus inicios, precisan las especialistas, la Galería ha cobijado más de 90 exposiciones —cerca de 10 por año—, personales gran parte de ellas. Ahora se estudia priorizar “muestras colectivas sobre temas que se correspondan con las inquietudes y los intereses de la población en el orden artístico y en el social. Ello dará cabida a un número mayor y más diversidad de creadores que tratan un mismo tema”. Se prevé también “reducir la cifra de exposiciones y dar más tiempo a cada una de ellas, con lo que, además, mermarían los gastos y desgastes generados en los montajes”. La brújula seguirá siendo “el sentido artístico de lo hecho”.

La pregunta de qué exposiciones han tenido mayor éxito de crítica o de público, o de ambos, halla una respuesta estimulante en parte: “Han sido bien recibidas todas, con buena asistencia de público, en general”. La relativo a la crítica demanda otra valoración: “Especializadas o no especializadas, las publicaciones son escasas en el país. A veces aparecen artículos, reseñas…; pero no abundan los comentarios críticos sobre exposiciones”.

La Galería, que no se confía a la espontaneidad, desde su fundación ha buscado promover su labor. Para ello hace, entre otras cosas, spots televisuales, “pero de un tiempo para acá solo nos reservan espacio en el Canal Habana, con el argumento de que nuestra labor alcanza nada más a la capital, aunque pertenecemos a una institución insignia de la cultura de todo el país”.

Como no poco habanerocentrismo ronda el ambiente, es de interés saber qué espacio han tenido las otras provincias en la Galería: “Analizadas las propuestas recibidas, la selección se colegia con el ejecutivo de la Asociación de Artistas Plásticos, y se sigue un criterio: la calidad. No partimos de la representatividad territorial, que sería difícil garantizar. Muchos de los artistas que han expuesto con nosotros, o que lo harán en el futuro, viven en La Habana, aunque no hayan nacido aquí”.

Pero es insoslayable que la Galería esté abierta a toda la nación, y “ha recibido proyectos individuales y colectivos de creadores que viven y trabajan en Pinar del Río, Villa Clara, Santiago de Cuba, Holguín, Cienfuegos, Guantánamo. De esta provincia acogió en 2012 una exposición bipersonal”. Ha dado espacio igualmente “a la obra de artistas cubanos destacados que residen en el exterior”, como Flavio Garciandía y Marta María Pérez, por ejemplo.

En el país, y más allá

Quizás se deba pensar en vías que, siempre sobre la base de la calidad, propicien mayor presencia de artistas que viven y crean en todas las provincias. Ello no supone aplicar cuotas en detrimento de lo cualitativo; pero, además de ser justo, quitaría asideros a criterios como el que se impuso al limitar la difusión de los spots a un canal capitalino: es decir, de una sola provincia.

El trabajo de Villa Manuela tiene significación para toda la patria, concepto, cultural también, que ninguna academia posmoderna puede borrar. Cuando el interés internacional por el arte cubano crece, el fortalecimiento del alcance nacional de la Galería hará justicia a su propia ejecutoria. Asiduamente “recibe valoraciones positivas dentro y fuera del país por parte de artistas, críticos, curadores, galeristas y coleccionistas, y Business Initiative Directions­ le otorgó en 2013 su premio Century International Quality ERA, categoría oro, en Calidad y Excelencia”.

Con la motivación del plan destinado a gestionar la comercialización de arte cubano, “Villa Manuela participa en citas como la Feria Internacional de Arte de Bogotá, Artbo, y en 2012 comenzó a incursionar en el mercado peruano. Para esto acudió en 2013 a la Feria Internacional de Arte Contemporáneo Parc, y en 2012 y 2013 a la feria Limaphoto”. También da pasos “en algunas plazas de Estados Unidos, y recientemente participó en la Feria de Arte de Houston”. Pero, “en lo fundamental, la estrategia se dirige a los mercados sudamericanos”.

Es natural buscar una mayor presencia en la familia de pueblos de la que forma parte Cuba. El estímulo mayor para esa búsqueda no se hallará precisamente en el fomento de “clases medias” solventes que fueron la carta de presentación del esplendor del capitalismo europeo —cuya realidad está hoy a la vista—, sino en los replanteos que vive nuestra América, donde bullen proyectos de integración en los que sobresale el ALBA.

En el afán de Villa Manuela por ampliar en la región nexos en torno al arte cubano, “los resultados han sido estimulantes, pero aún resultan insuficientes”. De ahí la decisión de “seguir consolidando el trabajo”. Bienvenido sea un despliegue que requiere el mayor cuidado para que se beneficie la cultura de la nación, y, por ese camino, también su economía. El desarrollo del universo expositivo de la Galería estimula “la presencia y el interés crecientes de jóvenes estudiantes que buscan contenidos para sus trabajos de curso y de diploma”.

Puertas abiertas

Cuando la visitamos para escribir este artículo, aún estaba en pie What you see, What you get, de Ernesto Javier Fernández, una exposición cuyo título recuerda de paso la presencia del inglés —la agencia Bis Music y proyectos como Havana Tonight son algunos ejemplos— en producciones artísticas del país. Y ya se daban pasos para montar La Historia es larga, la vida es corta, de Antonio Espinosa.

Quienquiera que fuese la dueña cuyo nombre se fijó a relieve en la fachada de la casa situada en calle H entre 17 y 19, el Vedado, al fondo de la sede principal de la UNEAC, algo cabe presumir: nunca imaginó que, aunque no fuera ese el propósito buscado, una institución perpetuaría su memoria con una labor artística relevante.

Luis Toledo Sande

Publicado originalmente en Bohemia Digital:

http://bohemia.cu/2014/01/03/cultura/artes-visuales.html

Aparecerá también en la edición impresa de la revista

Anuncios