Muestra Bordando tu paisaje (2014), obra de su actual etapa creativa, que incluye elementos de la tradición local, como el punto “la trinitaria”. Foto: L.T.S.

Bordando tu paisaje (2014) pertence a su actual etapa creativa, que incluye elementos de la tradición local, como el punto “la trinitaria”.
Foto: L.T.S.

Esta artista va ganando su propio lugar junto a los atributos que identifican a Trinidad, a veces velada por un prestigio que remite abusivamente a lo colonial. Es una ciudad viva, con ímpetus y presencias actuales por entre una atmósfera con bruma de pasado. En un vetusto y bien situado edificio eclesial, por ejemplo, radica el Museo de la Lucha Contra Bandidos.

Pudiera también considerarse ciudad de galerías: son numerosas las surgidas a la voz, o acicate, de urgencias económicas enlazadas con los resortes del turismo. Las motivaciones de su proliferación, los modos y el tino que las animan, si cada una de ellas tiene bastante rostro propio, la brújula que las guía, todo eso —y más— daría para estudios de sociología cultural, y sobre los aciertos o desatinos de la promoción desplegada.

Cada quien con su figuración

Aquí se trata de una de ellas, la de Yudit Vidal Faife: Pincelada Colonial. No será la única en merecer ponderación; pero tiene, entre otros méritos, el reconocimiento alcanzado por la artista que le da vida, quien sostiene sobre la abundancia de galerías que allí se ven: “Pienso que en el mundo del arte, a pesar de ser un medio tan competitivo, no existe competencia en cuanto a estilo pictórico. Cada cual tiene su propia figuración, y su técnica, en unos mejor logradas que en otros; pero resalta el sello propio”.

No habla indiscriminadamente: “Me refiero a los profesionales, no al amasijo de comerciantes, revendedores y copistas que abundan en los mercados actuales. La competencia no existe, solo el gusto que define el producto final a disposición de los amantes del buen arte. Mi galería es una muestra de lo que ha sido y es mi evolución. En ella solo se exhiben mis obras, que no se parecen a las de ninguna otra galería”.*

Ante Quietud de cristal (2013) se disfruta el paisaje de Trinidad como por entre una de las ojivas características de sus torres arquitectónicas. (Foto: L.T.S.)

Ante Quietud de cristal (2013) se disfruta el paisaje de Trinidad como por entre una de las ojivas características de sus torres arquitectónicas.
(Foto: L.T.S.)

En la base de su cosecha ve —están— el tesón creativo y una colaboración múltiple y diversa: “Me he empeñado en conseguirlo y creo que mi Trinidad me lo agradece, como el público que me sigue y me ha permitido tener una galería-taller de referencia nacional e internacional. Está insertada en sitios que son de los más navegados en Internet, como Tripadvisor, gracias a los viajeros que dejan su comentario positivo sobre lo que ven en la ciudad”.

Nació en 1979, en Santa Clara —“accidentalmente”, dice—; pero viene de ancestros trinitarios y desde niña se arraigó en Trinidad. No exagerará quien la considere uno de sus emblemas vivos. Esto lo ha conseguido dando riendas bien llevadas a su vocación y a su talento, por los que en 1998 finalizó exitosamente los estudios de pintura, diseño gráfico y técnicas a la acuarela en la Escuela Profesional de Artes Plásticas Oscar Fernández Morera, de aquella localidad. Por lo menos desde 1995 descolló en las exposiciones con que se mostraba en Trinidad lo creado por estudiantes.

Así empezó una trayectoria que va por 32 exposiciones personales y 22 colectivas, no solo en su país —señaladamente en la misma Trinidad y La Habana—, sino también en otros: Alemania (Berlín), Austria (Viena), Ecuador (Quito), España (Madrid), Estados Unidos (Nueva York), Italia (Boloña, Milán, Muggiano, Sarzana), Luxemburgo (la capital homónima), Francia (París), Holanda (La Haya), Rumania (Alba Iulia).

Arraigo

Su ejecutoria nacional e internacional ha dado frutos asimismo en proyectos varios, como Artes soy entre las artes, visto en Santiago de Cuba y en París, y Arte y prisión, cobijado en Alemania por la Galería Magnificat, berlinesa. Con Antoni Miralda, colega catalán, dio vida a Sabores y lenguas, al cual aportó una cerámica que anduvo por urbes del mundo en exposición itinerante.

Sus logros urbi et orbi —que le han valido pertenecer al catálogo de la Galería de Arte Triptyque Internationale, de Québec, Canadá— no la han movido a desentenderse de su entorno inmediato, al que ha dedicado gran parte de su ardor en general, y específicamente en el trabajo comunitario. “Comencé allá por el año 2000, cuando trabajaba en el Museo de Arqueología de Trinidad. Allí creé Títeres comunitarios, proyecto con el cual recorrí parte del Escambray para llevarles a los niños el Teatro-Móvil-Guiñol, como parte del Plan Turquino”.

Diseñó e hizo “un retablo desmontable, de madera, que simulaba un escenario para títeres. Como era de fácil transportación, cargábamos con él por campos y poblados de zonas intrincadas. Representamos obras basadas en tradiciones trinitarias, como La leyenda de Caucubú, y en La Edad de Oro, de Martí, de donde tomamos El camarón encantado. Yo misma las adaptaba, o las creaba, como La historia de los pollos de colores, y las dirigía. Actuaban niños que, además de confeccionar sus propios muñecos en un taller de creación que implementé en el Museo, se preparaban para participar en eventos artísticos de la ciudad”.

Lauro especial

De lo hecho en ese frente durante los cuatro años que trabajó en el Museo, recuerda: “Fue el inicio de mi pasión por enseñar arte a los niños. Luego surgió mi proyecto actual, Seres de la diminuta inmensidad”. En él, “aparte de enseñar diversas técnicas de creación plástica, al final de cada ciclo hacemos una exposición en una galería de la ciudad. Llegamos a representar a Cuba en el Congreso Pedagogía 2011. Trabajamos con niños de diferentes edades y que tienen problemas en el aprendizaje”. La emociona esa parte de su quehacer, por la cual ha merecido reconocimientos que incluyen y desbordan lo estrictamente artístico. Entre ellos destaca su elección como vanguardia nacional de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores.

Las distinciones conquistadas como artista propiamente, son numerosas y relevantes. Para ella será especial uno de los premios que ha merecido en Trinidad por la calidad de su obra y la fuerza de su relación con el entorno. No es casual que al celebrar recientemente esa ciudad el medio milenio de su fundación, se le reservaran a la artista espacios para dos exposiciones personales: Retratos de esplendor, en el céntrico —y central— Museo de Arquitectura, y Bocetos del tiempo, en la sede de la Sucursal de Artex.

La ciudad —¡cuidado con su peso!— cubre como un sombrero: La perla de mis ojos (2013). (Foto: Cortesía de Y.V.F.)

La ciudad —¡cuidado con su peso!— cubre como un sombrero: La perla de mis ojos (2013).
Foto: Cortesía de Y.V.F.

Entusiastamente acogidas ambas por público y crítica, no fueron los únicos modos de presencia de su arte en la conmemoración: en la galería local Benito Ortiz Borrell estuvo un anticipo de lo que ahora está creando la pintora, y obras suyas nutrieron el programa con que, en La Habana, la Fundación Alejo Carpentier se sumó a los festejos trinitarios.

Abundan evidencias de la significación que tienen el trabajo de Yudit Vidal Faife, y, en él, la galería-taller donde lo lleva a cabo y lo muestra al público. No es mera cuestión de aprovechar la coyuntura de un apogeo turístico centrado en la curiosidad por el pasado colonial, cuando no en lo más pintoresco y tópico de aquel embrujo, que entra en la obra de la artista —esté atenta— por los caminos de la autenticidad. El tiempo se encargará de retratarla en su esplendor y fijar el espacio que se gane, o ya se va ganando, y dirá también lo suyo, que desde ahora se vislumbra bueno.

Luis Toledo Sande

* La suya se halla en calle Rubén Martínez Villena (antigua Real del Jigüe), número 56. Los sitios www.galeriacubarte.cult.cu y www.yuditvidal.cult.cu concentran información sobre su obra.

Publicado en Bohemia Digital:

http://bohemia.cu/2014/05/20/cultura/artes-visuales.html

Circulará también en la edición impresa de la revista.

Anuncios