Con la edición en japonés de A tres voces y guitarras.

Con la edición en japonés de A tres voces y guitarras.

Sobre la obra de Pablo Marcial Ortiz Ramos (Tito Ortiz, como se conoce en su tierra, Puerto Rico) se tiene una idea al saberse que fue —por varios años— el editor de la revista La Canción Popular, colaboró en el Diccionario de la música española e hispanoamericana y es autor de los libros A tres voces y guitarras. Los tríos en Puerto Rico (tres ediciones en español y una en japonés) y El trío Los Panchos. Historia y crónica.

De su infancia él recuerda: “En mi barrio viví rodeado de música. No la estudié formalmente, pero me cautivaba. Los tríos, armonía de voces, guitarra y requinto, imantaban mi espíritu. Puerto Rico es un país de buenos tríos, en su mayoría seguidores de Los Panchos; pero muchos se esforzaban por no parecerse a esa escuela mexicana, que continúa siendo referencia dentro y fuera de su país. Había que explicar por qué y cómo surgió esa sorprendente agrupación, que en su época de gloria tuvo primeras voces puertorriqueñas”.

Y añade: “La música refleja el alma de nuestros pueblos. Basta escuchar un bolero, una zamba, un son, un tango, un joropo, una cumbia o un merengue para identificar a nuestra América. El origen y la evolución de cada uno de esos y otros muchos géneros remiten al nacimiento y a la trayectoria de estas naciones, muestran la creatividad de sus artistas y las influencias que han tenido las diversas regiones o países. Un bolero caribeño tiene eco en todos los rincones de la América Latina, y boleros nacidos fuera del Caribe se cantan y los disfrutamos en él como propios. Algo similar ha pasado con el tango y con el merengue. ¡Y de la salsa ni hablar!”.

Abarcamientos de autor y editor

La música no es tema central único para Ortiz Ramos. Su libro Con Rubén en la playa. Diario de Vieques testimonia experiencias de Rubén Berríos Martínez en la lucha contra actividades genocidas de las fuerzas estadounidenses en Vieques, isla del archipiélago boricua. Al Ortiz editor se deben libros como En nombre de la verdad, de Gilberto Concepción de Gracia, y Gilberto. El abogado de la patria, textos de varios autores sobre el propio Concepción de Gracia, “abnegado defensor del doctor Pedro Albizu Campos en el juicio que se le siguió tras la masacre de Río Piedras y en el curso de las apelaciones en los tribunales del Imperio, y fundador, en 1946, del Partido Independentista Puertorriqueño”.

Esta foto y las siguientes (de L.T.S. todas) muestran libros escritos o editados por Ortiz Ramos.

Esta foto y las siguientes (de L.T.S. todas) muestran libros escritos o editados por Ortiz Ramos.

El independentismo es la orientación vital de Ortiz. Entre otros libros editados por él figuran Un mapa para la ruta, de Berríos Martínez, y Puerto Rico. Nación Independiente, imperativo del Siglo XXI. Este último contiene ensayos del propio Berríos y de otros dos activos defensores de la soberanía puertorriqueña: Fernando Martín García y Francisco Catalá. Sí, abundan los asuntos para dialogar con Ortiz Ramos.

En medio de la dominación colonial, impuesta por la mayor potencia imperialista, decidió crear su propio camino para difundir obras que no complacerán al poderoso extranjero ni a sus servidores vernáculos: fundó la Editorial Patria, con la luz de empeños previos. Uno de ellos “sigue en marcha: el Archivo de la Lucha por la Descolonización, concebido como un fondo virtual al alcance de estudiantes e investigadores”.

En una brega que viene desde que en 1898 los Estados Unidos se apoderaron criminalmente de ese país, “hay gran cantidad de documentación dispersa y en peligro de perderse. La idea es rescatarla, digitalizarla para que tenga utilidad social. Estamos procesando algunos de los expedientes (‘carpetas’, se llamaron) que la extinta División de Inteligencia de la Policía de Puerto Rico levantó y mantuvo durante años”.

Ahora las nuevas tecnologías permitirán emplear otros recursos para dar continuidad a los “expedientes usados para fichar, perseguir y reprimir a los independentistas. Entre los más significativos están los que se hicieron contra militantes del Partido Independentista Puertorriqueño: Lolita Lebrón, Berríos Martínez y otros luchadores. También, además de cartas, periódicos, boletines, se está digitalizando mucha documentación sonora: discursos, conferencias, canciones…”

Concentrando empeños

Hasta por su nombre tiene la Editorial Patria hondas implicaciones para un país colonizado y en cuya tradición de lucha sobresale la colaboración con el proyecto revolucionario de José Martí, quien definió el periódico vocero de ese proyecto, Patria, como fruto de la hermandad de hijos e hijas de Cuba y de Puerto Rico emigrados en los Estados Unidos. El empeño editorial que en suelo borinqueño rinde tributo al periódico martiano cumple cinco años de vida, inseparables del afán de Ortiz para mantener el trabajo con esfuerzo propio y con el apoyo de compatriotas independentistas.

Libros escritos o editados por Ortiz Ramos. (Foto: L.T.S.)

Esta foto y la siguiente (de L.T.S. también) muestran libros escritos o editados por Ortiz Ramos.

Él recuerda: “Patria nació en 2010 para difundir obras que contribuyan al conocimiento del verdadero Puerto Rico y a la lucha por su descolonización, por su independencia. Ya suma libros como Coabey. El valle heroico, de uno de nuestros héroes vivos, Heriberto Marín —de quien estamos preparando otro volumen: Eran ellos—, y Por senderos de la descolonización, de Manuel Rodríguez Orellana. Y hemos empezado a editar libros de autores de otros países hermanos, páginas también insertadas en la historia que nos une. Ahí está nuestra edición de Cesto de llamas. Biografía de José Martí”, le dice al entrevistador.

La siembra encabezada por Ortiz tiene una guía clara: “El porvenir de Puerto Rico está en nuestro compromiso, en nuestra participación para erradicar la condición colonial. Queremos seguir publicando obras que ayuden a darle fuerza y contenido a ese propósito. Nos planteamos fomentar el estudio de nuestra historia y difundir trabajos de investigación, y de creación literaria, para que primen la verdad y el más alto grado de interpretación de nuestro acontecer como pueblo en lucha por la libertad.

“La historia —la historiografía— no debe utilizarse para justificar procesos contrarios a la justicia: hacer eso es un crimen; es manipular la verdad, falsearla. La historia debe escribirse para entender y transformar emancipadoramente la vida. En la medida en que se investigue, se interprete y aflore la verdad, los puertorriqueños nos entenderemos mejor. No hemos de seguir enseñando la historia escrita por estómagos agradecidos”.

Con estudios de posgrado en Historia vencidos en la Universidad de Puerto Rico, no halló camino profesional para esa disciplina en el medio colonial y pragmático impuesto a su país. Se desempeña como empresario en el área de mercadeo (¡no dice marketing!), y es reconocida su entrega a la causa patriótica. Con modestia natural, hermana de la sinceridad, afirma: “La militancia política me ha dado la oportunidad de conocer figuras valiosísimas de la lucha por la independencia de mi patria. Admiro mucho al militante independentista constante y consecuente, al que se mantiene firme sin importarle los peligros, al que no se deja seducir por el camino fácil ni por las prebendas del régimen colonial”.

Libros escritos o editados por Ortiz Ramos 3Menciona ejemplos de altura: “Quiero resaltar a dos figuras extraordinarias que encarnan lo mejor de nuestra patria y me han privilegiado con su amistad: Lolita Lebrón y Rubén Berríos Martínez. Doña Lolita, encarnación de verticalidad y coraje, me nombró su albacea, una responsabilidad tremenda para mí, y a la vez el más alto honor que he podido ostentar. Rubén es maestro y ejemplo de firmeza, constancia y patriotismo, líder independentista y el más grande martiano en este lado del Mar Caribe”.

Hermandad antillana

Aunque no ha podido estar en Cuba cuanto hubiera querido, Ortiz la lleva en el corazón, junto a su patria: “Estuve en junio de 2001 y participé en uno de los ciclos de conferencias del Festival del Bolero. Apenas salimos de La Habana, pero recuerdo vivamente la visita a Pinar del Río. Cuba es un país hermoso, con paisajes muy parecidos al nuestro. ¡Un Puerto Rico grandote! Tiene mucha música y mucha conciencia política. La Habana es un monumento arquitectónico. Quiero volver, pero esta vez con más tiempo… ¡y con la firme intención de llegar a Santiago!”.

Allí el independentista que fundó la Editorial Patria —para la cual no están disponibles los recursos capitalizados por empresas ajenas a los ideales de los pueblos— verá abonada por la historia y la vida la convicción con que él abraza el tesoro musical de los pueblos de nuestra América: “La música hace por sobre la superficie lo que las cordilleras hacen bajo el suelo y bajo el mar, unirnos”.

Luis Toledo Sande

Publicado en el número de Bohemia correspondiente al 29 de mayo de 2015.

Anuncios