1 A1 B1 C1 DRecientemente el Centro Provincial de Desarrollo de las Artes Visuales de Granma, en Bayamo, acogió una exposición retrospectiva de Chevo, como se conoce al caricaturista Raúl Eusebio Gutiérrez Saborit. El título, 80 y palante, que lleva consigna, alude al 80mo aniversario del dibujante y a su labor en una publicación que hizo época en Cuba tras el triunfo revolucionario.

Concebida para no limitarse a la Ciudad Monumento, ya la exposición estará circulando, o en camino de hacerlo, por otros territorios de la 2 Bprovincia, que el dibujante honra hasta con su permanencia en Niquero, municipio donde él nació el 18 de febrero de 1935. Las piezas exhibidas ratifican la alta calidad de un caricaturista con formación autodidacta, y a quien el humor le permite obreponerse al mal de Parkinson que padece desde hace años.

Su currículo incluye exposiciones nacionales y en países de la América Latina, Europa y Asia. Ha merecido lauros en c2 Dertámenes como los auspiciados por Palante y Dedeté; la Bienal Internacional de Humorismo, de San Antonio de los Baños; Encuentros de Arte Combatiente del Ejército Oriental; y el Festival Internacional de Dibujo Humorístico del periódico Yomiuri, de Tokio.

Además de las mencionadas, las publicaciones en que ha colaborado van de La Demajagua, en su provincia, pasando por Verde Olivo y Bohemia, a varias de otros países. Ediciones Bayamo ha puesto a circular sus libros Humor Chevo (2001) y La Vida en risa (2005).

4 A4 BSu obra es una de las contribuciones del género a la crónica de la Revolución Cubana. Ha dado testimonio de un proceso en el cual épica y sacrificio han convivido con la risa de la resistencia y la victoria. El espectador puede imaginar un fondo sonoro especialmente apropiado para la exposición: guarachas de otro hijo de Granma, el trovador manzanillero Carlos Puebla.

El poder de Chevo para suscitar la reflexión risueña con la picardía propia del género, nace de una actitud que descifra resortes de la existencia. El chiste, alegre y burlón, también 5salta sobre elementos de la “intrascendencia cotidiana”. Bienvenida una exposición que se disfruta y propicia la justicia de la memoria a un artista que lo merece por la significación de su obra, y por la lealtad a su pueblo, que le debe tributo no solamente en Granma.

Luis Toledo Sande

Publicado, con mayor cantidad de ilustraciones, en Bohemia, 10 de julio de 2015

Anuncios